Blog del especialista

Las piernas son una de las partes del cuerpo más útiles y además, que más se deterioran con el paso del tiempo. No obstante, nada es imposible, sino que de nosotros depende evitar esos signos de descuidos para poder lucir unas piernas sanas y bellas a pesar del tiempo.

Si bien mucho tiene que ver la genética, es importante no brindar un ambiente propicio para evitar la aparición de varices, flaccidez o sequedad. Por eso, te daremos unos sencillos consejos para lograr unas piernas sanas que irradian belleza, como siempre quisiste tener.

Agua: la hidratación es un aspecto crucial para evitar que la piel se reseque y luzca quebradiza. Asimismo, mantener una correcta ingesta de líquidos favorece la circulación de la sangre y reduce la aparición de varices, así como la celulitis que suele afectar a nuestros miembros inferiores.

Ejercicio: moverse es fundamental para evitar la retención de líquidos, favorecer el retorno venoso, y facilitar la circulación y oxigenación de la sangre, por ello, no dejes de realizar caminatas, andar en bicicleta, patinar o nadar, que además de ser actividades aeróbicas que benefician la circulación de la sangre, pueden contribuir en la tonificación de las piernas.

Frutas y verduras: las frutas y verduras no sólo aportan sus vitaminas y minerales, sino que su cuota de agua nos ofrece un extra de líquidos que junto a sus nutrientes, cuidan de la circulación sanguínea y protegen la salud de nuestras piernas.

Cuidados e higiene: las piernas necesitan de un cuidado especial, por lo que suele ser de gran utilidad reposar las piernas, mantenerlas en alto unos minutos, colocar cremas hidratantes o utilizar un guante exfoliador durante el baño para eliminar la piel de naranja.

Músculos: así como no pueden faltar las actividades que favorezcan la circulación, tampoco podemos olvidar aquellos ejercicios que tonifiquen los abductores, la cola, las caderas y el cuádriceps. Pues de esta forma endurecemos la cara interna y externa de nuestras piernas evitando la flaccidez.

No te inmovilices: no moverte por demasiado tiempo, es decir, permanecer sentada o parada por horas no es bueno para tus piernas, ya que dificulta la circulación, les genera mayor estrés y ésto puede alterar su salud y belleza.

Ropa adecuada: la ropa excesivamente ajustada suele conspirar contra la salud de nuestras piernas, ya que entorpece la circulación, las comprime y favorece la aparición de varices. Por eso, intenta relajarte, no cruzar las piernas mientras estas sentada y utilizar prendas más holgadas que liberen la belleza de tus miembros inferiores.

Éstos sencillos consejos son los que permitirán que tus piernas gocen de buena salud y ésta se irradie a través de la belleza estética. Para que el paso de los años no se sienta en tus cimientos, sólo hace falta llevar un estilo de vida saludable y tener en cuenta estos pequeños trucos para contribuir a su salud.

Tomado de: vitonica.com