Blog del especialista

Un ataque al corazón o infarto al miocardio, ocurre cuando el músculo cardiaco se daña o no recibe suficiente oxígeno. Muchos de los problemas relacionados con el corazón se producen debido a obstrucciones en las arterias que llevan sangre purificada desde este órgano a diferentes partes del cuerpo. Otra causa es la formación de coágulos de sangre.

Los signos comunes de un ataque al corazón son una opresión, dolor o molestias en el pecho, además de sudoración, náuseas y vómitos que se acompañan de una intensa presión en el pecho; así como dolor que se irradia y se extiende desde el tórax hasta el brazo izquierdo y falta de aire durante más de unos minutos. Si tienes cualquiera de lo anterior síntomas debes consultar al médico o ir de emergencia al hospital.

Los factores de riesgo de un ataque al corazón incluyen: tabaquismo, diabetes, niveles altos de colesterol, hipertensión, antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, aterosclerosis, la falta de ejercicio, obesidad y el excesivo consumo de comidas rápidas.

Reducir los riesgos de un ataque al corazón es posible; para ello te damos estos 10 consejos que, estamos seguros, te resultarán muy útiles.

  • Deja de fumar
  • Come saludable. Evita los alimentos grasos, exceso de sal y carnes rojas
  • Controla tu presión arterial alta y, en su caso, la diabetes
  • Procura el ejercicio regular por lo menos 30 minutos al día. La caminata es una excelente actividad
  • Haz todo lo posible para mantener tu peso ideal
  • Elige un estilo de vida saludable
  • Práctica la meditación
  • Haz relajación regular y acompáñalos con ejercicios de respiración
  • Sométete a evaluaciones periódicas por parte de tu cardiólogo
  • Incluye en tu dieta los alimentos que son ricos en antioxidantes

Las enfermedades del corazón y las muertes que de ella se producen, pueden prevenirse mediante el mantenimiento de tu salud, encontrar un equilibrio en la vida entre el trabajo y otras actividades, abandonar el sofá y salir a caminar al aire libre. Una buena opción es que dejes de ver los deportes por televisión y en su lugar practícalos tú mismo.

Tomado de: salud180.com